El voluntariado como puente con la comunidad

Cartel de "Vida en Compañía"

Hoy, lunes 23 de octubre, presentamos el proyecto “Vida en Compañía”. Gracias a la colaboración entre la Obra Social La Caixa y Amics de la Gent Gran nació este proyecto compartido que busca nuevas vías para paliar las situaciones de soledad no deseada en las personas mayores. Se trata de un trabajo conjunto entre diferentes centros “EspaiCaixa” y nuestra entidad para abordar las situaciones de soledad de las personas mayores que ya están siendo acompañadas.

Los EspaiCaixa son centros propios de la Obra Social la Caixa autogestionados por los propios socios/as que la forman, que ofrecen actividades y talleres para gente mayor del municipio al que pertenecen. En este sentido, el proyecto Vida en Compañía facilita y fomenta que las personas mayores que sufren soledad no deseada y forman parte de Amics de la Gent Gran, puedan participar en las actividades que ofrece cada centro trimestralmente, desde actividades más puntuales a otras que suponen varias sesiones, agrupadas en 4 grupos: Salud y bienestar, Desarrollo personal y ciclo vital, Informática y comunicación, y Formación, participación y voluntariado. 

Para paliar las diferentes situaciones de soledad, trabajamos con el voluntariado con tres objetivos principales: ofrecer apoyo emocional, facilitar la dinamización social y promover la vinculación con la comunidad. Partiendo de este último objetivo, el voluntariado hace de puente entre la persona mayor que acompaña y la comunidad y, mediante los recursos de proximidad que ofrece cada barrio/municipio, como los propios EspaiCaixa, se promueve su participación en estos espacios.

Actividad de "Vida en Compañía"

 

En esta línea, “Vida en Compañía” también nos permite sensibilizar sobre la problemática de la soledad no deseada en las personas mayores, romper con los estereotipos asociados a la gente mayor, poder detectar más casos y tener la posibilidad de ofrecer más recursos, tanto de acompañamiento individual como grupal, a las personas mayores que acompañamos desde la entidad.

Por otro lado, a los EspaiCaixa se los permite poder diversificar los perfiles de personas mayores que participan en los centros y continuar con la línea de trabajo de la Obra Social la Caixa sobre la vulnerabilidad, incorporando y adaptando en los centros a personas mayores que sufren soledad.

La tarea del voluntario/a de Amics de la Gent Gran, en este sentido, es clave. El hecho que el voluntario/a transmita confianza a la persona mayor y la posibilidad de poder ir juntos/tas a una actividad o taller del centro, hace que aumente la motivación e implicación de la persona mayor para participar.

El centro también juega un papel relevante. Promueve que se realicen actividades conjuntas entre las personas de la entidad y los Espaicaixa, apoyo y acompañamiento cuando la persona mayor de la entidad llega al centro y genera espacios y prácticas que fomentan la participación y relación de las nuevas personas mayores.

Por eso, el trabajo conjunto es fundamental. Poder diseñar y/o adaptar las actividades según las circunstancias de cada persona mayor, hacer seguimiento y evaluación de la participación en el centro y pensar juntos/as en estrategias de mejora; es de gran utilidad para crear espacios de participación óptimos y adaptados.

Compartir

Artículos relacionados